sábado, 12 de junio de 2010

Un trozo de mi corazón.

Mi cabeza da vueltas intentando descifrar lo que quisiste decir anoche. Tu mano recorrió mi cintura, susurraste un te amo en mi oído y me besaste en el cuello. La pasión se esfumó enseguida cuando nuestros ojos se encontraron. Sonreíste mientras me contemplabas así como lo hace quien se despide de un paisaje hermoso y quiere llevarse hasta el menor detalle en su mente ¿Despedida? Sería apresurado sentirse triste, pues el sol aún no salía y de seguro nos veríamos mañana. Entonces vi detrás de tus pupilas todas las imágenes de nosotros, memorias de seis meses maravillosos. Mirada nostálgica y perdida, perdida en un rincón de la habitación lejos de mí ¿Acaso no quieres verme? Una vez más, despedida. El dolor es menor cuando ignoras todo lo que dejas atrás, es menor de manera inmediata, pero con el tiempo se agrava de manera inimaginable y es ahí cuando el arrepentimiento llega ¿Acaso no te sentirás triste mañana si no me vuelves a ver jamás? Sin embargo ¿Por qué no volvería a verlo? Conjeturas; dolorosas y punzantes. El nudo en mi garganta me impedía hablar, titubeé en la primera sílaba de lo que intentaba ser un "¿Case?" y entonces hice silencio. Puso su mano detrás de mi cabeza y con suavidad me acomodó en su abdomen. Comenzó a acariciar mi cabello, yo comencé a dormirme. Estoy segura de que, apenas unos minutos después, sentí una de sus lágrimas correr por mi mejilla, me uní a su llanto y me dormí.
Era de mañana y el ya no estaba a mi lado. Dolió, aún me duele y siempre me dolerá. Es comprensible, pues te llevaste un trozo de mi corazón.


byMagdalena.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

If you have something to say just spill it here ↓

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.