martes, 16 de noviembre de 2010

Prejuicios.

Es tan fácil juzgar, es tan fácil sentarse a hablar de otros y de sus errores, es tan fácil hallar una solución simple a los problemas de otros cuando no nos toca a nosotros. No deberíamos ser así, criticar a alguien por un error que cometió o por un punto de vista distinto, es una forma fácil de hacernos sentir mejor a nosotros mismo ¿Pero, realmente funciona? Tampoco tendría que existir en nosotros esa necesidad de subir nuestro autoestima rebajando a otros. Al fin y al cabo todos nos equivocamos y de los errores se aprende. Si en esta vida todo lo supieramos, entonces no habría muerte y nuestro paso por el mundo sería perfecto y eterno... pero no lo es. Día a día debemos convivir con problemas, dudas, ideas, opciones, cosas a las que nos enfrentamos que nos llevan a equivocarnos pero también a embocar. Es por eso que ahora entiendo, recién ahora que me pasa a mí, que juzgar sin saber no ayuda a nadie. Hay que ponerse un poco en el lugar del otro y aprender a perdonar y a comprender porque cada uno es diferente y tiene sus motivos para ser como es.
byMag

No hay comentarios:

Publicar un comentario

If you have something to say just spill it here ↓

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.