martes, 19 de julio de 2011

Caminar por la cornisa.

Si hay algo que al ser humano no le gusta es la inconsistencia, pues vivir sobre cimientos poco seguros y estables nos atemoriza. Quizás a veces nos dejamos seducir por el juego de lo desconocido, la adrenalina de no saber qué sucederá en el siguiente instante. Soy experta en eso, dejarme llevar por lo extraño y nuevo, pero lo cierto es que no nacimos para vivir de esa manera. A la larga, o a la corta, terminamos buscando la estabilidad, necesitamos bajar de esa cuerda floja y sujetarnos a algo firme.
Eso sos vos, mi cuerda floja. Todo lo que me parece atractivo, todo lo que me enloquece está dentro de ese cuerpo perfecto, pero al mismo tiempo todos mis miedos están posados en la palma de su mano. Nunca podré descifrarte, nunca podré saber cual va a ser tu próximo movimiento. Sos especialista en desconcertarme y eso me mata, me hiere. Saber que no puedo dejarme llevar a pleno porque quizás mañana decidas irte, saber que todo lo que siento puede no ser correspondido. Es como si tu cuerpo, tu corazón y tu mente recorrieran caminos diferentes.
¿Cómo puede besar con tanta dulzura alguien a quien no le interesas? ¿Cómo es posible amar hasta quedarse exhausto a alguien a quien no quieres? ¿Cómo se pueden pronunciar palabras tan bellas y hacer tantos juramentos y promesas a alguien a quien no volverás a ver jamás? A veces creo que tú rompes todas estas reglas, pero al mismo tiempo puedo sentir que me amas como yo a ti y ahí se callan mis dudas.
Eres inestable, inconsistente, irremediable, indiferente, una locura dentro de mi mente, pero si hay algo de lo que estoy segura es de que, aunque significaría una tortura, una y otra vez te volvería a amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

If you have something to say just spill it here ↓

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.