lunes, 30 de abril de 2012

"Conciencia" por un mundo mejor.

Pensando en lo que es el pensar, me di cuenta de lo maravillosamente indescriptible que es el universo. Pensar que seres que tan azarosamente (o quizás no tanto) aparecieron en el planeta tierra, sean capaces de crear todo lo que crearon, sinceramente produce escalofríos. Hace unos días, en una aburrida clase de arquitectura y teoría, el término "pensar" surgió. Pequeña capacidad la que ganó el ser humano, de entre todas las habilidades asombrosas y algunas no tanto, de los seres vivos, el ser humano desarrolló la capacidad de pensar. La frase "cada persona es un mundo" es excesivamente cierta y gráfica, con la diferencia de que el planeta es muchísimas veces más conocible que el ser humano.
A medida que la clase continuaba yo observaba la nuca de los compañeros que se ubicaban en filas de asientos anteriores a la mía. Las miraba como si fuera capaz de ver a través de ellas un mundo interior. Sentimientos, sensaciones, impresiones, ideas, recuerdos, todos revoloteando como asustadas aves en una pequeña jaula. La sensación de velocidad, presión, la falta de espacio, todo se movía al mismo tiempo dentro de cada cabeza. Jamás nadie llegará a conocer a un ser humano de forma completa, ni siquiera a uno mismo. La profundidad de la mente es atemorizante, la vorágine creada por las impresiones que generamos y que el mundo exterior genera sobre nosotros es ilegible para quien está afuera y también para el dueño del cuerpo. 
Con cada segundo que pasa estamos cambiando, somos capaces de experimentar sensaciones y de sentir emociones incomprensibles para nosotros mismos. Con cada segundo nos estamos desarrollando...
Con tanto movimiento y ajetreo dentro de cada uno, con tantas mentes volando por ahí, es lógico que el control y el orden se pierdan con facilidad. Es como si se tratara de una trifulca entre miles de personas y tan sólo unos pocos hombres intenten detenerla. Cada uno tiene sus manías y mañas, sus rarezas, ningún mundo interior está exento de errores pero hay algunas mentes, que van más allá de no cumplir con el inexistente ideal de un ser supremo y perfecto. Hay mentes dañadas y dañinas, y esas son las causantes de que este mundo exterior esté en decadencia. Si tan solo el ser humano aprovechara sus capacidades al máximo teniendo una conciencia humanitaria de solidaridad, respeto y amor. Si tan solo se pensara en el otro y en el mundo cada vez que se va a tomar una decisión... quizás las cosas estarían un poco mejor. El ser humano ya demostró ser capaz de crear cosas hermosas, positivas y favorables para el ambiente y para nosotros mismos. Aunque el tren se haya descarrilado unas cuantas veces, seguiré confiando en el tren, pero no avanzaré por las mismas vías, quizá los rieles estén defectuosos...

3 comentarios:

  1. No tengo palabras es completamente hermoso.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias!! Me alegro de que te haya gustado :)
    Un beso para ti también!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta. Comparto plenamente.

    ResponderEliminar

If you have something to say just spill it here ↓

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.