miércoles, 13 de junio de 2012

Ayer, hoy, mañana.

Hoy estuve pensando en algo, un poco extraño quizás y que probablemente ya haya sido pensado por muchísimas personas. Pero esto blog es mío y no de esas muchísimas personas, lo voy a compartir con los lectores. Todo comenzó cuando descubrí, viendo imágenes, que en el planeta Venus, un día dura más que un año. Supongo que eso debería haberlo escuchado hace años, y quizás así fue, pero no lo recuerdo. La cuestión es que me llamó bastante la atención y se lo comenté a mi madre. A partir de ahí comenzó esta charla sobre lo que es el tiempo en realidad.
Para mí el tiempo no existe. No existe el pasado ni el futuro, sino que existe el presente, el hoy. Y lo que nosotros conocemos como pasado no son más que el hoy que dejó de existir. Lo que viene vendrá, pero también es hoy, el presente que aún no existe pero existirá. Ahora, como conceptos, sí creo que existen. Pero sería imposible viajar en el tiempo, y no por cuestiones de tecnología o cosas así. Sino que para uno poder moverse hacia ese momento que se quiere visitar, ese momento tendría que existir aún hoy. Uno no puede ir a un lugar que no existe, no es como si fuera un mundo distante, sino que el tiempo pasado y el futuro no existen más que en nuestra mente, memoria e imaginación. Así que la única forma en la que podríamos ir al pasado, por ejemplo, sería en nuestros recuerdos ¿Suena familiar? Así es, recordar. Recordar es la única manera de ir al pasado, y para viajar al futuro el funcionamiento es el mismo. Únicamente que al no haberlo vivido aún, no contamos con recuerdos. Por lo tanto en lugar de la memoria utilizaríamos la imaginación. Aún así no tendríamos completa libertad, ya que el pasado que podríamos visitar estaría acotado. Sólo lo que nosotros vivimos es lo que podemos visitar, solo lo que recordamos y obviamente nada sería con exactitud, sería un pasado no exactamente igual al realmente vivido. El futuro, de igual forma, estaría acotado por nuestros conocimientos. Podemos imaginar nuestra vida interactuando con lo que ya conocemos, el resto será pura y exclusiva imaginación sin bases seguras. Lo que implica que visitar el futuro será aún mucho menos exacto que visitar el pasado, jamás se cumplirá exactamente lo que planeamos y pensamos. Así que ese futuro al que viajamos realmente no es nuestro futuro pero podría acercarse en algo.
La única forma de realmente viajar en el tiempo, sería si el pasado y el presente existieran en este mismo momento de forma paralela al presente que vivimos. En ese caso todos los tiempos vividos y por vivir serían presentes que se mueven continuos de forma paralela y cada instante sería un presente. Es decir, un mundo. Habría un mundo para cada momento de nuestras vidas, lo que implica infinitos mundos. Eso sería sumamente complejo, porque cada mundo tendría que estar congelado en ese mismísimo instante. Y para poder recorrer una situación tendríamos que hacer numerosas visitas a los distintos tiempos...
En fin, no sé como será el mundo, el tiempo, y no sé si realmente me importa. Lo que sí sé es que seguirá así hasta el fin de los tiempos y que viajar en el tiempo sería un dolor de cabeza, así que ¿Para qué intentar lograrlo? Vivan el hoy, que es lo único seguro.

2 comentarios:

  1. * Acá Magui se puso el traje de filósofa.

    * Me habría encantado estar por ahí sentado escuchando esa charla entre madre e hija.

    * No voy a compartir tu afirmación "Sería imposible viajar en el tiempo". De repente es una trampa. ¿Qué garantías tengo de que tú no eres una mujer que viene del futuro? ¿Cómo me consta a mí que tú no has visto lo que vendrá y escribes esto sólo para despistar?

    * Podría hablar y hablar sobre este tema. Religiosamente, si Dios omnipotente y omnipresente existe, para él todo el tiempo humano es sólo un juego de niños: pasado, presente, y futuro están a su alcance. Después de todo, las actividades humanas se rigen por su voluntad. Sabe él lo que fue, lo que es, y lo que será.

    * Tu argumento descarta lo religioso. Un argumento muy científico. Recordemos las funciones, a ver... una simple función lineal:

    f(x) = 2*x + 3

    Para x=0, f(x) = 3. Para x=1, f(x)=5. Para x=100.5, f(x)=204

    ¿Qué significa f(x)? De repente f(x) representa la cantidad de millones de pesos que habrá ganado algún uruguayo hasta su año de vida x. Así, nació con una herencia de tres millones de pesos. En su primer año, por ser bebé modelo para una campaña de McDonald's ya tenía 5 millones. Cuando murió, a los 100 años y 6 meses, había ganado 204 millones de pesos uruguayos.

    Obviamente, las funciones pueden ser mucho más complejas. Mucho, mucho más complejas. Hay una función para ti. Una función que evaluada nos dice cuánto has ganado cada año de tu vida. ¿Cuál es esta función, qué terminos tiene...? Yo no lo sé, pero de que existe tal función, existe. Y así, también tu madre tiene una función similar. Yo. Cada uno de tus amigos. Cada persona de este mundo, de antes, de ahora y de después.

    También podríamos tener otra función para las veces que ha latido tu corazón durante cada año. Y los latidos de tu mejor amiga. Los latidos de todos los que han jugado en el Bolso.

    Otra función nos diría las veces que le han roto el corazón al que rompió el tuyo por primera vez. Otra función nos diría las veces que Jimi Hendrix equivocó un acorde. Otra para los aleteos de cada pajarito que vuela frente a tu ventana. Otra para saber cuántos vuelan frente a tu ventana, cada año, cada, mes, cada día, cada hora, cada segundo, cada nanosegundo, etc. Una función para la cantidad de cabellos en mi cabeza, cada año. Y así. Una función para todo.

    ¿Y por qué no una gran función, una función inimaginable, una función que englobe a todas éstas? Esta función, para un tiempo dado (nuestra variable 'x') nos diría el estado de cada una de las partículas de la Vía Láctea, desde x=0 (cuando aún no se había formado la primera partícula de esta galaxia) hasta x=?, tiempo de su extinción. Esta función es capaz de indicar el estado de la galaxia en el tiempo que querramos. Esta función explica todo. Porque una chica que tú conoces se enamora de un muchacho que pasó en bicicleta por la puerta de su casa, y decide averiguar su nombre con la vecina, y la vecina se pone celosa, y se comienzan a odiar, y mil cosas. Todo esto, las reacciones químicas que se producirían en la muchacha enamorada al ver al tipo, y todo lo que fue consecuencia de esto, ya estaba prefijado por una genética, por una predisposición de partículas elementales. La función lo dice todo. Quien pueda ver los resultados de esa función verá todo lo que fue, lo que es, lo que será. Viajará en el tiempo.

    Teóricamente, esta función es posible. Y volvemos al comienzo. ¿Cómo me consta a mí que tú no conoces esta función y que ya sabías lo que yo iba a escribir aquí?

    ResponderEliminar
  2. Wow, muy interesante, jamás lo pensé desde ese punto. Sería un buen argumento para una película cuyo nombre sería "The Equation"! Jaja la verdad me has puesto a pensar bastante y creo que empiezo a sospechar que tú sí conoces esa ecuación y me estás presentando esta información como si fuera una idea loca que podría llegar a ser, para que yo crea que tú no la conoces ya que, de hacerlo, no me brindarías esta información. Pero lo haces porque conocer ese secreto te convierte en un ser muy poderoso y estás deseoso de compartir tu poder con un ser humano random que apareció en tu camino, es decir, yo jajajajajaja. En fin, es muy interesante la idea de que todo lo que acontece en este mundo pueda estar determinado por una única ecuación. Sin duda vivimos en un mundo tan interesante, aunque de tan complejo que es se vuelve muy simple al verlo desde lejos.

    ResponderEliminar

If you have something to say just spill it here ↓

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.