martes, 28 de agosto de 2012

Poderosos seres divinos.

Había una vez un hombre que lo tenía todo —y a todos— a causa de su poder. El podía obtener lo que quisiera en cualquier momento, el podía ser lo que deseara, sólo tenía que quererlo lo suficiente.
Él no debía hacer nada, con el simple hecho de ser quien era, conseguía ser amado. Desde el momento en que nació fue profundamente querido por un grupo de personas, y con el tiempo, ese grupo se fue ampliando. También habían muchos otros que no lo quisieron, que lo envidiaron, pero eso era normal. No importa cuan perfecto se sea, hasta Dios tiene sus enemigos.
Su vida era fácil y todo era tan simple como salir a buscarlo, pero con el tiempo las cosas se volvieron más y más complicadas. Todo lo que antes era simple y natural, terminó volviéndose intrincado y complejo. Ya la vida no era tan fácil como parecía, y todo fue por obra de sí.
A su vez, conforme aumentaba la complejidad de las cosas, su poder aumentaba de manera proporcional. Cada día era más poderoso, cada día tenía más y también quería tener más. Fue entonces que su reinado comenzó a temblar. Es difícil manejar tanto poder, y más cuando quienes lo rodeaban, tanto amigos como enemigos, avanzaban con la misma velocidad.
Este hombre terminó volviéndose un depredador, una bestia desalmada con mucha hambre y fuertes garras. El problema no fue ese, pues al fin y al cabo siempre fue un animal, pero el verdadero problema estaba en que no comía solo para saciar el hambre. Comenzó a confundir el deseo con el hambre y comió hasta satisfacer sus imaginarias e insaciables necesidades.
Poco a poco su mundo fue cayendo a sus pies, así como él mismo y todos aquellos que lo rodeaban. Ya no era él el dueño del verdadero poder, ya no vivía su vida para sí, sino que actuaba según los deseos de otros con aún más poder y los mismos problemas que él. Era una marioneta.
Imagino que inmediatamente, al leer el primer renglón de este texto, pensaron en un hombre con dinero, con influencias, quizás un político o un millonario famoso. La realidad es que este hombre somos todos nosotros. El ser humano en sí, sin importar quién sea, por el simple hecho de ser humano, posee un inimaginable poder. Desde que existimos tenemos todo en cuanto necesitamos, y podemos obtener aquello que deseamos solo con buscarlo. Podemos ser amados sin necesidad de dejar de ser nosotros mismos, así como inevitablemente somos despreciados por otros. Lamentablemente no sabemos medir todas estas riquezas que poseemos, y terminamos utilizando nuestro potencial de manera negativa para nosotros y para el mundo. Si lo desean pueden volver a leer el texto, pero ahora, en lugar de imaginarse a ese hombre que se imaginaban, pienses en un ser humano cualquiera, desde una indígena hasta el vecino de al lado o incluso ustedes mismos ¿No les suena familiar?

martes, 21 de agosto de 2012

Eres - Café Tacuba


Eres,
lo que más quiero en este mundo, eso eres.
Mi pensamiento más profundo también eres.
Tan solo dime lo que es
que aquí me tienes.

Eres,
cuando despierto lo primero, eso eres.
Lo que a mi día le hace falta si no vienes.
Lo único, preciosa, que en mi mente habita hoy.

¿Que más puedo decirte?
Tal vez puedo mentirte sin razón,
pero lo que hoy siento
es que sin ti estoy muerto, pues eres
lo que más quiero en este mundo, eso eres.

Eres,
el tiempo que comparto, eso eres.
Lo que la gente promete cuando se quiere,
mi salvación, mi esperanza y mi fe.

Aquí estoy a tu lado
y espero aquí sentado hasta el final.
No te has imaginado
lo que por ti he esperado, pues eres
lo que yo amo en este mundo, eso eres.
Cada minuto en lo que pienso, eso eres.
Lo que más cuido en este mundo, eso eres.

forEver.

Una vez más el escape a lo que siento es escribiendo por acá, y está bien, porque la escritura es una forma de expresión y ¿Qué mejor que dejar salir lo que uno siente? Pero el problema no es ese, el problema es que yo no debería sentir esto que siento. Creía que con tenerte todo se solucionaría, que esa frágil capa de hielo que me sostenía, se transformaría en tierra firme para mí. Al parecer sucedió todo lo contrario.
Yo te amo, eso lo sé y no me cabe duda alguna. Vos me amás, eso también lo sé y tampoco lo dudo ¿Entonces dónde está el problema? ¿Por qué vos y yo no podemos estar juntos? Porque esto que tenemos no es nada y pasamos de la nada a tenerlo todo en un instante. Sé que si te pierdo, que si te veo con alguien más me mataría. Y hay veces que dudo de que sea así pero al cabo de unos segundos de pensarlo, pienso que ni vos ni yo podemos amar a alguien más. Es algo que va más allá de la belleza, de las ganas, es cuestión de sentimientos. Y si es así, es porque nos amamos. No podemos estar juntos, pero tampoco podemos estar separados. Y lo que más deseo en este mundo es sentir tu cuerpo, pero si hay algo que deseo aún más es no quererlo. Sos todo lo que siempre soñé, lo que siempre deseé, lo que más quiero en este mundo. Y me molesta sentir este vacío, esta sensación de que pase lo que pase esto va a terminar. Es como si no importara cuanto nos esforcemos, cuanto nos amemos, estamos destinados a amarnos desde lejos. Y me cuesta entender que sea así cuando al mismo tiempo siento que sos la persona perfecta para mí, sos la otra mitad que nunca pude y nunca podré encontrar. Quizás nuestra historia sea así, como la de las películas, somos la persona que el otro más ha amado y vamos a vivir una eterna vida de vacío jugando a amar a otros que no somos nosotros...

Para siempre.

jueves, 9 de agosto de 2012

Goodbye my lover.

"Las voces me agobian cada noche, cada tarde repleta de vacío y soledad, me provoca herirme. Sin embargo, el pánico y el terror cuando imagino mi propia sangre desbordándose y recorriendo mis brazos, me obliga a detenerme. El agobio, el vacío, el dolor y el miedo, se volvieron una rutina en mis días. Hasta el punto de sentirme atrapado en una absurda inmortalidad. Llegado a ese punto intenté obligarme a confundir la desdicha con poder, quise sentirme dios, pero los sórdidos golpes que retumbaban en mi mente no me permitieron ignorarlos. Encontré una forma de acallar las voces, cuando mi mente se silenciaba para que mi corazón pudiera hablar, en ese momento, las voces apenas sonaban como un zumbido.
Varios días subsistí de esa forma, sin dormir para no alejarme de mi guitarra, para no pensar. Pero hoy volví a mirar mis brazos con una terrorífica tentación. Hay una voz que se alza por sobre los desgarradores gritos de todos mis fantasmas, una voz que con un dulce susurro alcanza a opacar cualquier sonido, cualquier golpe. No consigo apagar aquella voz y cuando reina el silencio entre mis fantasmas, es cuando ella más se acerca a mí. Esta tarde volveré a mirar mis muñecas y a imaginar la sangre correr hasta la punta de mis dedos... luego la veré correr realmente. Porque no importa cuanto duela, no importa cuanto terror me cause... nada duele tanto como sentir a esa fantasma respirando en mi espalda."
Aquella nota se encontraba sobre mi cama, y mentiría si dijera que cuando terminé de leerla no deseé con toda mi alma correr a abrazarle, pero supe bien que ya era demasiado tarde y que no había nada que pudiera hacer...

miércoles, 8 de agosto de 2012

Felicidad.

Tengo la suerte de saber reconocer cuando las cosas están bien, sin necesidad de querer más. Y creo que esa es la clave de la felicidad, saber reconocerla cuando está frente a nosotros. Si bien nunca hay que ser conformista, sino que hay que aspirar a más, también hay que saber disfrutar de lo que se tiene. Y yo sé que ahora estoy bien, estoy feliz. Porque la verdadera alegría no está en cosas grandes y ostentosas, la verdadera alegría nos las dan las cosas pequeñas, sin costo pero con mucho valor. Personalmente siento que con una noche de risas con amigos y charlas de todo tipo, con una tarde de sol de la mano de él, sentarme en el pasto a respirar el aire fresco, ver un paisaje nuevo y hermoso, comer en familia, con bailar cualquier ritmo en cualquier lugar... con eso me da y me sobra para ser sumamente feliz y hacer de un día común, un recuerdo hermoso. Y si bien aspiro a muchas cosas en mi vida, estas son las cosas que me hacen feliz.

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.