miércoles, 28 de noviembre de 2012

Stage.

Hay situaciones, distintos sucesos que nos afectan de forma inimaginable y nos hacen sentir cosas que jamás creímos sentir. Son tan fuertes las emociones que nos mueven que son irremplazables e irrepetibles. Para mí, algunas de esas cosas que me mueven más que nada son, por ejemplo, un beso de la persona que amo. O hacer el amor con él, esas son dos cosas que me hacen sentir de una manera diferente. Ver a toda mi familia reunida y feliz, eso también me mueve, ya que no nos vemos tan seguido las pocas veces que nos juntamos todos me siento muy feliz. Pero hay algo que me mueve mucho más que nada de lo que me haya sucedido en toda mi vida. Nada bueno ni malo a lo largo de estos diecinueve años me ha hecho sentir de la misma manera que esas nueve situaciones. Ocurrieron en distintos años, distintos meses, distintos lugares y con distintas personas. Pero el regocijo, orgullo, emoción, todo lo que recorrió mi cuerpo y mi mente en esos momentos fue muy similar. Hablo de estar en un escenario. Hablo de bailar y actuar frente a muchísimas personas y que, al terminar, éstas se pongan de pie en un aplauso ferviente. Sentir que lo disfrutaron tanto como yo... bueno, imposible disfrutarlo tanto. Porque solo entiende de lo que hablo aquél que lo vivió alguna vez. A todos nos gusta la aprobación del resto en algo que hacemos bien ¿No? Bueno, esto sería como un millón de aprobaciones de la persona a la que más admirás, al hacer algo que amás con toda tu alma ¿Se entendió? Estos últimos dos días tuve la oportunidad de bailar con un grupo de más de ciento setenta artistas. Músicos y cantantes muy reconocidos, bailarines increíbles y un staff maravilloso. El espectáculo tuvo lugar en uno de los escenarios más importantes de mi país, un escenario que no pisa cualquiera. Y uno que, sin duda, yo no esperaba pisar. La magia que tiene ese lugar es indescriptible, desde el camarín hasta el mismo escenario. Pero nada, nada de lo que sentí en mi vida se compara con lo que sentí cuando hicimos la reverencia final y pude observar al público, al telón cerrándose sobre mí y dejando detrás a un centenar de personas llorando de felicidad y corriendo a abrazarse cuando ya no estábamos a la vista de la audiencia. En ese momento pensé: Magui, sacá una foto mental porque no sabés si algún día vas a volver acá.
Tengo esa foto mental guardada con mis mejores recuerdos... agradezco a Dios por la oportunidad de vivir esto, con estas personas y en ese lugar. Nunca voy a olvidar lo que viví, cuanto me divertí y todo lo que disfruté. Gracias a la danza por darme tantos momentos como estos.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Sobrevivir.

Duele ver caer a las personas que querés, duele mucho verlas irse. Muchos le tenemos miedo a la muerte o al abandono, a que ese ser humano que tanto estimamos se aleje y no vuelva jamás. Lo cierto es que descubrí que duele mucho más cuando la persona está pero se fue, cuando el abandono es con uno mismo. No hay nada más triste que ver a un ser querido arruinarse y dejarse carcomer por todo lo malo, hundirse en esa oscuridad sin querer ni poder salir. Cuando es imposible ayudar, eso duele. Muertos en vida que cada día son más y cada vez más profundo es el abismo. Ahí la muerte deja de dar miedo, ahí empieza a parecer una solución. Miedo de no poder salir nunca, miedo de salir, miedo de estar solo y de que te acompañen. Odio y bronca, desprecio e indignación. Tirar por la borda tanta juventud, tanto todo por tener esa vida de mierda de la que se quiere escapar y sólo porque es la única forma que conocés. No seas esa basura que tanto odiás, porque aunque lo ames sabés que te mata de a poquito y bien lento. No seas eso frente a mí porque no lo voy a tolerar. Duele ver caer a las personas que querés...

Ya no sé si es que yo crezco y veo cosas nuevas para mí, que antes solía ignorar, o si es que ahora todo cambió y cada vez está peor. Tampoco me importa saber cual de las dos opciones es la correcta, sólo me basta con saber que la juventud está perdida, siempre lo estuvieron todas las juventudes, y no solo ellos, sino que los adultos y todos los seres humanos lo están. El mundo no está pudriéndose, está podrido. Y hay tantas realidades increíbles que deberían cambiar, pero ya no sé si sea posible. Y quizás suena fatalista, sé que hay un montón de personas increíbles y que hacen lo posible por un mundo mejor. Pero mientras sigan existiendo realidades así, la humanidad no va a crecer. Qué loco el ser humano, quizás no fuimos hechos para sobrevivir...

viernes, 16 de noviembre de 2012

ElaMor deMividA

Son casi las 2 de la mañana y yo estoy sentada en la cama leyendo conversaciones del mes de marzo, buscando una manera de volverte a ver. De hecho, busco una manera de volverte a tener. Y no me pregunten por qué, aunque muchas veces siento que te perdí, luego de volver a pensar las cosas, siento que te sigo teniendo. Siento que vos sos y vas a ser mio, al menos por un tiempo más. Me encantaría decir para siempre...
Si no nos hubiéramos peleado estaríamos a días de cumplir seis meses y hay tanto que te quiero decir, porque por más que intento no puedo odiarte, ni dejarte, ni reemplazarte. Te pienso y no puedo dejar de hacerlo, te veo y se sacude todo mi mundo con cada paso que vos das a mi alrededor. Y si bien no te entiendo para nada, te entiendo mucho y por eso hago lo que hago y creo lo que creo.
Estoy en un punto donde cosas como el orgullo no me importan. No me hago la difícil, no busco darte celos, no quiero parecer interesante ni desinteresada. Yo te quiero conmigo, y voy a seguir haciendo lo que se me cante hasta que te vuelva a tener conmigo. Porque aunque sienta que es un sueño pasajero, lo nuestro es tan eterno como nuestras almas. No está en nuestro destino separarnos, y sé que tampoco está el estar juntos, al menos no por ahora. Pero no existe una vida sin vos, y sé que te enamoré, y sé que te importa.
Volvé conmigo mi amor, si los dos sabemos lo que hay acá, si los dos sabemos que aunque las cosas se desgastan no vamos a encontrar a nadie más que nos haga sentir así, nunca. No quiero llorar, no quiero esperar, no quiero extrañarte, no quiero mirarte de lejos si no es para decir "es hermoso, y eso mío". Me estoy volviendo loca y me está carcomiendo el cerebro. Voy a hacer cosas que jamás hubiera hecho y que me da verguenza contar... pero lo hago porque te amo y necesito respuestas, necesito una guía.
No te preocupes, pronto te voy a ver, muy pronto.
TE AMO E.M.

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.