sábado, 24 de noviembre de 2012

Sobrevivir.

Duele ver caer a las personas que querés, duele mucho verlas irse. Muchos le tenemos miedo a la muerte o al abandono, a que ese ser humano que tanto estimamos se aleje y no vuelva jamás. Lo cierto es que descubrí que duele mucho más cuando la persona está pero se fue, cuando el abandono es con uno mismo. No hay nada más triste que ver a un ser querido arruinarse y dejarse carcomer por todo lo malo, hundirse en esa oscuridad sin querer ni poder salir. Cuando es imposible ayudar, eso duele. Muertos en vida que cada día son más y cada vez más profundo es el abismo. Ahí la muerte deja de dar miedo, ahí empieza a parecer una solución. Miedo de no poder salir nunca, miedo de salir, miedo de estar solo y de que te acompañen. Odio y bronca, desprecio e indignación. Tirar por la borda tanta juventud, tanto todo por tener esa vida de mierda de la que se quiere escapar y sólo porque es la única forma que conocés. No seas esa basura que tanto odiás, porque aunque lo ames sabés que te mata de a poquito y bien lento. No seas eso frente a mí porque no lo voy a tolerar. Duele ver caer a las personas que querés...

Ya no sé si es que yo crezco y veo cosas nuevas para mí, que antes solía ignorar, o si es que ahora todo cambió y cada vez está peor. Tampoco me importa saber cual de las dos opciones es la correcta, sólo me basta con saber que la juventud está perdida, siempre lo estuvieron todas las juventudes, y no solo ellos, sino que los adultos y todos los seres humanos lo están. El mundo no está pudriéndose, está podrido. Y hay tantas realidades increíbles que deberían cambiar, pero ya no sé si sea posible. Y quizás suena fatalista, sé que hay un montón de personas increíbles y que hacen lo posible por un mundo mejor. Pero mientras sigan existiendo realidades así, la humanidad no va a crecer. Qué loco el ser humano, quizás no fuimos hechos para sobrevivir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

If you have something to say just spill it here ↓

About me:

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Soy una persona con mucha energía e imaginación. La danza y el teatro son mis pasiones y la escritura es una parte muy importante de mi vida. Mi familia y amigos son todo para mí.